Header Ads

Ingresa a hospital para tener a su bebé; ahora se encuentra en coma




Por: Rosalba Ramírez 

Acapulco, Guerrero; 13 de junio de 2022.-María ingresó el viernes 10 de junio a las dos de la tarde al Hospital General en el poblado del Quemado del puerto de Acapulco, con labor de parto y tres grados de dilatación. 15 minutos después, un doctor le informó que su bebé había muerto dentro de ella.

María Guadalupe Vinalay Flores de 28 años de edad daría a luz a su tercer hijo, pero en lugar de ello, ahora se encuentra en coma y con pocas posibilidades de sobrevivir, relata su prima Isela Ramírez.

Para ella, el personal médico de este hospital labora con "indignante negligencia". Recuerda que el esposo de su prima, Abel Torres Nava pidió al ginecólogo extraer el cuerpo sin vida de su hijo mediante una cesárea. Esto no ocurrió sino hasta las tres de la madrugada del sábado, a esa hora le entregaron el cuerpo con moretones, cráneo y cuello partido.

La familia desconoce si fue la atención tardía para extraer el cuerpo del bebé lo que llevó a María a sufrir complicaciones en riñones, vías urinarias, hemorragias, perforación de pulmones y el coma en el que actualmente se encuentra, porque nadie del personal médico les ha informado lo que ocurrió.

Por el contrario, en un bote de plástico les entregaron la matriz y útero de María. Las enfermeras solo se limitaron a decirles que llevaran lo extraído a un laboratorio para descartar un posible cáncer.

Sin señales de vida, María respira con la ayuda de un ventilador. Su salud es delicada y hay pocas esperanzas, insiste Isela llena de impotencia y desesperación. El esposo de María está en un shock, sin poder dormir y cansado; ambos exigen saber por qué se encuentra en esa situación María si cuidó su salud escrupulosamente durante los nueve meses de embarazo.

El sábado acudieron al ministerio público a interponer una denuncia contra el personal médico, pero ahí les dijeron que no podían ayudarles. La Comisión Estatal de Derechos Humanos atrajo el caso para exigir el expediente de salud de María que médicos y enfermeras no han querido entregar.

Durante este proceso, Isela ha podido darse cuenta que su prima no es la única a la que le han violado su derecho al acceso a la salud. Cuenta que la madre de dos niños que sufrieron paro cardíaco pide saber el estado de salud de sus hijos, mismo que le han negado a gritos las enfermeras porque la mujer es indígena y solo habla lengua materna.

Isela pide la intervención de la gobernadora, Evelyn Salgado Pineda y de la titular de la Secretaría de Salud, Aide Ibarez Castro para atender "la negligencia y las pésimas condiciones en las que se encuentra" el hospital de El Quemado, donde dijo, persisten muchas carencias y dónde los derechohabientes no tienen ningún comentario favorable.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.