Header Ads

El México que venera a una sola mujer y violenta a todas





Por: Josabeth Barragán Torres.

Diciembre: el ambiente es festivo,
las personas ríen, se abrazan, se besan,
compran y regalan, festejan.

Pero no todo es felicidad,
no cerremos los ojos,
no olvidemos que las mujeres
terminamos este año,
esperando por la verdadera igualdad,
esa donde se nos exige más, esa donde se nos valora igual.

¡Vamos, no tengamos miedo! 
Hablemos de frente 
¡reconozcámoslo!
Nombremos las violencias, hagamos un recuento de las desigualdades…
de nuestras desigualdades.

La violencia feminicida arrebata
la vida a diez mujeres cada día en México,
miles de hijos e hijas han quedado a la deriva, madres y padres, hoy solo abrazan el vacío.

Las niñas callan,
ante la violencia sexual
se les exige sumisión,
son responsables de la unidad familiar,
no importa que en sus pequeños cuerpos
doblegando sus ilusiones,
se gesten los hijos impuestos.

En este país hipócrita,
cada doce de diciembre
se festeja a la Virgen María.
En este país hipócrita, la venta de niñas
se disfraza de usos y costumbres.
El matrimonio forzado y las uniones tempranas siguen truncando la vida de las adolescentes.

No bastan las promesas, los convenios o los acuerdos firmados por mayores y autoridades complacientes, las niñas callan, nos exigen libertad para disfrutar su infancia, aún no saben lo poderosa que es su voz.

¡Ya rebasamos la infancia!
¡Bravo! ¡Hemos sobrevivido!
Pero las desigualdades siguen
las mujeres enfrentamos discriminación laboral, la brecha salarial no disminuye.
Cada semana, las mujeres destinan el triple de horas al trabajo reproductivo y de cuidados, lo que les impide desarrollarse profesionalmente o consolidar una carrera exitosa, ellas siguen postergando sus aspiraciones, ellas no importan, es lo que les dijeron desde niñas.

Cada día una mujer sale de su casa,
sabiendo que sufrirá violencia o acoso
en la calle, en la escuela o en el trabajo.
Cada día, ellas saben que sus reclamos
no serán escuchados.

Cada día ellas saben, que serán culpadas
por jefes que no les creerán,
por funcionarios indolentes y prejuiciosos,
por una sociedad tolerante y complaciente.

Mujeres que aspiran a ejercer un cargo público o en funciones, serán descalificadas, vilipendiadas, amenazadas, acosadas, incluso, asesinadas, y muchas veces, solo escucharemos que ese es el costo de la política.

¿Se han asustado?
Yo también lo estoy
¿Piensan que esta no es una buena ocasión para hablar de las violencias que nos atraviesan? Yo también así lo pienso,
pero entonces ¿cuándo?






¿Dónde está la igualdad?, es el título original de este texto publicado en la "Antología Poética. Navidad y Año Nuevo: Paz, Esperanza y Hermandad" (2021), editado por la Red Némesis México y la Real Academia Internacional de Arte y Literatura.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.